Estados Unidos - Argentina
Una pandemia de precios caros: el COVID-19 provocó una explosión en el costo de la vida

La pandemia ha atacado por todos los frentes: el precio de los alimentos por los aires, $4 más que aparecen en la cuenta del restaurante, un nuevo cargo por COVID-19 para costear las medidas de protección a los clientes; ese letrero en las consultas de los médicos anunciando $10 dolares por encima de las ya abultadas facturas que los dentistas y doctores cargan a sus pacientes.

Esos son algunos de los costos que ha traído el COVID-19, que golpea el bolsillo de todos y ahoga a los 30 millones de desempleados en Estados Unidos.

Para Jilma Guevara, quien perdió su empleo de guardia de seguridad en el Aeropuerto de Miami en marzo y tiene gastos de más de $300 en medicina, la situación es desesperada. Ella no sabe cómo va a pagar los $1,600 de alquiler ahora que va a vivir solo con la ayuda del desempleo de la Florida, unos $250 semanales, después que el 31 de julio se terminó el subsidio federal de $600.

Y sobre todo se pregunta si tendrá que elegir entre pagar el techo y comer porque el aumento del costo de los víveres y productos de primera necesidad la están llevando contra la pared.

“Mi situación no es difícil, sino muy, muy difícil. Tengo que pagar renta, tengo que buscar mis medicinas porque me pueden venir enfermedades si no se controla la diabetes, y tengo que comer”, dijo la guardia de seguridad de 57 años que considera que su factura del supermercado ha aumentado de un 15 a un 20 por ciento, y a pesar de que está en una difícil situación, no ha recibido cupones de alimentos.

Guevara suma a sus preocupaciones financieras una sensación de “rabia y molestia” porque la compañía para la que trabajaba, Eulen America, recibió millones en ayuda federal provenientes de CARES Act para pagar a sus empleados, y sin embargo no ha vuelto a contratar a una empleada experimentada como ella.